Recapitulando…

 

Hoy me han dicho unas cuantas veces “esto está muy tranquilo”. Y todos con los que he hablado, hablando de la crisis, crisis y mas crisis. Que harto estoy de la palabrita de marras. Eso si, saco en claro dos cosas:

La primera es que como dije en alguna entrada, llega un momento en el que ofertar tanto producto a precios cada vez mas bajos, deja de tener sentido, porque bien el mercado esta saturado (ofertas, ofertas, ofertas) bien el comprador (vosotros tenderos) no quiere arriesgar mas de lo que ya esta arriesgando y espera a que haya una demanda para satisfacerla comprando solo y exclusivamente lo que necesita.

La segunda, que tal vez ha llegado el momento de buscar otras herramientas para animar mas las compras por parte de nuestros clientes. Algunos mayoristas ponen de su bolsillo riesgos para ello. Otros, ofrecen mejoras como: Aplazamientos en el pago mas largos (esto tiene trampa… ojo que no creáis que conviene), portes “gratuitos”, protección de precio (y a que precio…) o acuerdos para fidelizar clientes por objetivos.

Este ultimo es muy efectivo. Algo que suelen usar con grandes cuentas pero que usado también en el pequeño y mediano comercio que puede aprovechar y tener retribuciones por ventas o premios especiales, descuentos por fidelidad etc..

Otra cosa que me pasa por la cabeza últimamente es que todo este lio de la crisis financiera puede acabar con cambios en las formas de pago (vamos, que las entidades de caución que cada vez confían en menos clientes, acaben dando sus servicios a los 4 grandes de turno) y volver a la época dorada, a los comienzos de la distribución. Pero eso es otra historia y deberá ser contada en otro momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario