Panfleto

Sensación que tengo al ver las revistas especializadas del canal. Pura y dura publicidad, publirreportajes y de vez en cuando, algo noticiable. Vale, tampoco es que sea fácil dar información especifica del canal de distribución… pero de ahí a que se les vea el plumero.

Lo ultimo del corporativismo reinante, el no hacer publica la noticia de lo ocurrido esta semana. Imagino que esperaran a algún comunicado oficial, o a que sea tan vox populi que no haga falta.

No seré yo quien haga lo que creo que es su trabajo, solo expreso mi cada vez menos sorprendida opinión sobre ellos.

Escuchar

Uno de mis defectos, grave como comercial, es el de que a veces, no escucho lo que me dice el cliente. Y con escuchar no me refiero a que no oigo lo que me dicen, sino que no capto lo que me esta diciendo “entre líneas”.

Quizás es por mi puñetera manía de intentar demostrar que se de lo que hablo. Como ya he dicho más de una vez, me considero/an preparado comercial y técnicamente para desarrollar mi labor e incluso un poco mas allá, cosa que desgraciadamente, no puedo decir de otros comerciales de mi competencia.

Más de una vez, centrándome en dar una solución o pensando en lo que me habla el cliente e incluso adelantándome al posible problema, no he escuchado lo importante. Eso que llamo importante, no esta relacionado con la consulta que me está haciendo, generalmente puede ser una queja o una recomendación y el no haberla escuchado, me ha podido perjudicar a la larga.

Claro que también, se da al contrario. Cliente que no me escucha. Os pongo un caso reciente. Operación con organismo oficial, aproximadamente 20 equipos clónicos. Ofrezco ensamblarlos por un precio módico pero justo. El cliente decide ensamblarlos él, alegando el poco tiempo que dice disponer para la entrega (4 días) además de para asegurarse un extra de beneficio.

No me deja ni explicar algo importantísimo. Los nuevos micros que ha pedido requieren que se actualicen las BIOS de todas las placas y eso, como sabréis, no son “2 ratos”.

Imaginaos el resto. Cliente me llama preguntando que hacer. Ofrezco la solución de ensamblar nosotros, pero ya no podemos entregar en el plazo requerido por el inicialmente. Finalmente soluciona su “problema” el mismo (imagino que con un montón de ratos).

Ahora llega la “campaña” de navidad.  Prestad un poquito de atención. Seguramente haya un comercial intentando hacerse oír y creedme, puede ayudaros en vuestro negocio, seguro.