Mal rollo… a veces

Por si no queda claro, entre los mayoristas, aparte de la evidente competencia, hay negocio. Hacia arriba y hacia abajo (no creo que esto necesite mucha explicación). Esto hace que, entre otras cosas haya cierto respeto y ciertas líneas o limites que, no se cruzan.

Pero como de todo tiene que haber, pues tenemos al que hace la guerra por su cuenta. Profesionales como ellos solos, expertos como ellos solos, lideres, como ellos solos…. pero cuando viene otro y les sopla un poco o les toca algún cliente que consideran VIP…

Pues empiezan con el juego “sucio”. Es gracioso, porque tienen una imagen muy lograda de gente de “buen rollo”, profesionales y muy resueltos. Y si se supieran ciertas cosas, esa imagen quizás cambiaba. Tienen en cierto modo, posición dominante en su campo y en lugar de seguir alimentando esta ventaja con su trabajo diario, intenta que nadie toque su terreno. Si hace falta “perder” (dejar de ganar) se hace. Si hay que “minarlo” para que nadie vea rentable la entrada, se mina.

Creo que ahora van a dar con la horma de su zapato. Alguien que no vive de lo mismo, alguien que se va a meter en ciertos aspectos, con esos clientes y que quizás, haga salir esa verdadera cara, ese “mal rollo” que realmente tiene. Y si lo hace bien, quizás todos, podáis verlo con vuestros propios ojos.

¿Iniciativa?

Si, estimados lectores y seguidores del blog (nunca suficientemente bien ponderados, añado). Como el Fénix de los ingenios, en un alarde de inspiración vuelvo a vosotros al día siguiente de una entrada, como sabéis, cosa poco habitual del que suscribe.
Quizás haya ayudado también el que hace tiempo, quería escribir algo como esto, pero por un motivo u otro, no había encontrado el momento adecuado.
Bueno, me centro que ya sabéis que no escribo entradas muy largas, así que al turrón. Me gusta aportar ideas, opiniones y advertir de ciertas cosas en mi empresa, creo que participar activamente siempre enriquece. Se pueden aceptar, se pueden rechazar, se pueden modificar… Es lo normal, no espero que lo que diga, sea dogma de fe. Pero no soporto que caigan en saco roto. Que se ignoren o que se desechen sin ser mínimamente estimadas.
saco-roto
Esto, como a cualquiera que le ocurra algo parecido, me desmotiva y mucho. Tanto que, donde mi iniciativa para esto, estaba por las nubes, ahora mismo anda por los suelos. ¿Esto quiere decir que dejaré de participar aportando esas ideas? Pues sinceramente, no lo sé… Pero ahora comprendo a ciertos compañeros y compañeras, que quizás, perdieron la motivación hace mucho tiempo.
Siento el peñazo, sobre todo por ser algo personal, pero quería compartirlo con todos vosotros.

Actualización: Está claro que no se puede hablar... Me han dado un ZAS en toda regla, me han demostrado (como el que no quiere la cosa) que me escuchan... Así que la proxima vez, tendré que tener un poco de paciencia.

Aprovechando que el Pisuerga…

De todo tenemos en el canal. Los hay que, tirando de las necesidades de compras, aprovechan las oportunidades que les ofrecen. Otros intentan crear esas necesidades en ventas. Y luego están de los que voy a escribir un poco hoy.

Ha resurgido, cual ave fénix. Sobre todo en cuentas que, nos interesan por volumen a los mayoristas. Buscan un precio imposible, teniendo en cuenta los costes y las necesidades de los mayoristas en cubrirlos. Y entonces el mayorista, en su afán de vender, pide precio especial al fabricante o busca como cubrir ese margen perdido con otras operaciones en curso.

Lo peor del caso, la canibalización del precio. Con la crisis ya, da igual. El margen, a tomar por saco, el asunto central es vender. A como de lugar. Artículos con un 5%, un 6% hasta un 8% desde fabricante, a un 2% o un 1% y cuando no, menos. Y lo peor es que ese cliente que ha comprado ese precio, NO LO REPERCUTE.  Y eso me jode. Eso que ya se ha dicho en este blog, “Un euro para mi es margen… para ti… es una mier…”

Los portes, eso que antes era impensable para algunos el no cobrarlo, ahora pasa a un tercer o cuarto plano. Lo importante, la venta. Cifra para objetivo, pues ahí esta el beneficio. Y no hablemos de financiación. Mayoristas convertidos en bancos, “prestamos” dinero y a veces cubriendo desde nuestras arcas, pues los riesgos, son los que son y las aseguradoras cada vez, aseguran menos.

Y señores, o cambiamos de dirección o si que vamos a ir de cabeza al rio, y quizás este, no lleve mucha agua para amortiguar la caída.