Y yo soy de los que no se callan

Hace una semana, en el blog del tendero se hablaba de los errores generados por el comprador en el momento de pedido. Algo que me ocurre con frecuencia con material común. El problema, tal y como plantea el tendero es con aquello que es demasiado especifico, aquello pedido expresamente para ese cliente.

Yo cometo errores como todo hijo de vecino. Y cuando es culpa mía, asumo y santas pascuas. Pero me mata el hecho de que un cliente nos pida algo especifico y aun advirtiendo el problema de la devolución (que no existe en este caso), se empeñe en devolver ese producto por varios motivos (generalmente porque no le sirve, no le funciona o no es la referencia que creía necesitar). Además, los hay que llegan a la amenaza del “no te compro más” y esto, estimados lectores del blog, es lo peor que se puede hacer conmigo.  No está la situación para perder clientes pero tampoco para mantener clientes a cualquier coste y si encima se comporta así, está claro que no me conviene como cliente.

Entiendo que asumir un error de 600 euros, por ejemplo, duele. Además de ser algo tan especifico que sea casi imposible que te vuelva a salir la venta de ese artículo. Pero amenazar con romper una relación comercial saludable (hasta ese momento), a día de hoy, es mas “caro” que esos 600 euros. Y yo no me callo, le digo al cliente, que se lo advertí, hasta por escrito…

Aún así, muchos casos como este vendrán en el futuro.

1 comentario:

  1. Buenas, te vengo siguiendo de un tiempo no muy lejano (junio 2012) a esta parte. Estoy completamente de acuerdo con esta entrada tuya. Y es que hay gente que va como los mulos con los ojos tapados, les adviertes y requete adviertes de tus normas y que lo comprueben bien antes de pedirlo, pero nada, zas lo piden y luego, quieren que tú asumas sus fallos, negligencias,...

    Yo en mi humilde negocio, he puesto un gran cartel con las normas para atender las garantías, ticket o factura, embalaje original,... seguro que con alguno me tocará discutir. Llevo sólo 20 días abierto y aún no se me ha dado el caso. Pero mis anteriores 15 años he estado en el servicio postventa de una empresa de carretillas elevadoras y he vivido DE TODO, señores (piezas arrancadas por golpes y decirnos que es defecto de fabricación, y como estas muchas anécdotas).

    Sigue así que yo por lo menos te leeré y cuando pueda te comentaré.

    ResponderEliminar