Un primate al teléfono

10.00 de la mañana de un día cualquiera de este verano. Deciros que, primero, es muy temprano para que “afloren” mis instintos asesinos y también, creo que es muy temprano para que algunos cerebros (o mejor dicho, descerebrados) anden por la calle sin peligro para ellos mismos y los demás. Y con esto me refiero a un señor que me llama y me dice lo siguiente:

- Cliente: Buenos días. Mira, tengo un pedido hecho de ayer y quería saber cuando me llega…

- Yo: Buenos días. Si me dice su nombre igual le puedo ayudar. Pero con casi total seguridad, le llega hoy, utilizamos transportes de 24 horas.

- Cliente: Ah si, perdona…. Cliente X

- Yo: Bien…. un momento.

Busco en mi “maravilloso” programa de gestión, ese que cada dos por tres esta de vacaciones o quiere que yo me relaje y me tome algo mientras se toma un descanso….

- Yo: Disculpe, pero no me aparece con ese nombre ningún pedido de ayer.

- Cliente: ¿Como que no? – MUY ALTERADO- Lo hice ayer. Ya empezamos con los problemitas del verano… Esto es la leche. Con mi comercial de vacaciones, cualquiera responde… (ya me están tocando las narices por no decir otra cosa)

Tecleo el histórico de ventas…. y sorpresa.

- Yo: El ultimo pedido es de mayo…. (calma, soy un bambú y el vieeeeeeeeento me mece)

- Cliente: Yo ayer hable con X, me hizo el pedido- Sigue casi gritando cuando me suelta-espera, ¿donde estoy llamando? Me parece que me he confundido….

??¿¿??¿¿¿¿???????????

- Yo: Si, porque aquí no hay nadie con ese nombre…. (¿alguien tiene a mano un Scud?)

- Cliente: Pues nada, disculpa….

- Yo: Claro, claro (necesito un saco de boxeo, necesito un saco de boxeo, necesito un saco de boxeo…)

Vamos a ver, criatura. Primero, si vas a gritarle a alguien por tu estado natural de estupidez, asegúrate al menos que lo haces a la persona adecuada. Pero claro, que le voy a pedir a un primate que habrá dado con el funcionamiento elemental del teléfono por curiosidad. Que le voy a pedir a un homínido involucionado que se despacha con el primero que habla.

Lastima que este caso no sea excepcional, hay personas en este mundo que piensan que por ser el cliente, además de siempre llevar la razón le pueden perder las formas.

Comentarios

  1. Sin acritud, pero parte de la culpa es tuya, cuando se recibe una llamada laboral, al descolgar hay que decir siempre el nombre de la empresa y presentarte. El tipico: "Pasteleria Fernandez, buenos dias, le atiende Juan". Y a partir de ahi...lo que caiga.

    Que no quita que el "cliente" se levante con el pie izquierdo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. 10 puntos para Jimmy.

    Aparte de que el ser humano pertenece al orden zoológico de los primates, desde Albert Einstein a Belén Esteban.

    Claro que si hubieras sabido que estaba llamando a la competencia deberías haberte dedicado a cabrearle aún más. :-D

    ResponderEliminar
  3. Jimmy: Es culpa mia el no especificar al contar la anecdota que siempre digo el nombre de mi empresa y mi nombre (cosa que logicamente, aqui obvio). Pero te doy la razón, en el caso de no haberme identificado, hubiera sido culpa mia.

    Anonimo: Utilizo el termino primate por no utilizar otras palabras. Y no tengo tanta mala uva como para encima, cabrear mas al cliente...

    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  4. ufff, qué paciencia, con lo mal que sabe que te griten por teléfono (no se si es por el hecho de no poder agarrarlos del cuello o qué, pero a mi me saca de quicio...) En fin, pequeño saltamontes, inspira-espira... :)

    ResponderEliminar
  5. Mis disculpas entonces, entonces el otro no era primate, solo estaba sordo.

    ResponderEliminar
  6. Uff!!Que rabia, los clientes son así, se piensan que tienen todo el derecho de tratarte como un objeto...claro como han pagado...

    ResponderEliminar
  7. Es muy facil faltar al respeto a los demas llamandole primate, o lo que estuvieras pensando, desde el anonimato que te encubre. Pero a cualquiera le puede pasar que estando en una situacion de desespero por la razon que sea se equivoque al marcar. No sabes el tiempo que a lo mejor llevaba el señor intentando solucionar su problema para acabar marcando un numero equivocado y desesperarle aun mas. Todos perdemos los estribos en alguna ocasion.
    Asi que se mas paciente con los demas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Catálogo independiente de Mayoristas de informática.

Como está el patio

El desgobierno nos gobierna