Algo se muere en el alma

Cuando un amigo se va. Eso cantaban los Amigos de Gines y eso pasa cuando un amigo, se va. Nos ha dejado un compañero, un colega, una persona que me deja muchas cosas buenas y se lleva mi respeto, mi profunda admiración por su decisión y valor y sobre todo, mi amistad. Hay personas que crees que siempre van a estar ahí, acompañándote día a día porque hacen tan bien su trabajo que piensas que son insustituibles y nos va a costar un poco a todos, entrar en su despacho y no verlo.

Desde aquí, le deseo lo mismo que le he deseado en persona. Que todo te vaya bien y que si no es así, vuelve. Como tu mismo dices, esta es tu casa.

7 comentarios:

  1. Celtia: Aclaro. No se ha muerto, solo se ha ido de la empresa...

    ResponderEliminar
  2. Vaya, menos mal, lo que has escrito parecía un panegírico...que dramática despedida, oye.

    ResponderEliminar
  3. Las empresas no tienen ni memoria ni alma... los compañeros son eso,solo compañeros, algunos ni siquiera alcanzan la categoría de compañeros y se quedan en coincidentes en el trabajo... no equivocar trabajo con vida, cultivemos nuestra vida y trabajemos para poder disfrutarla.

    ResponderEliminar
  4. " los compañeros son eso,solo compañeros,... "

    No estoy de acuerdo. Los buenos compañeros de trabajo consiguen que valga la pena el día a día. Para salir de copas vale cualquiera, pero hay pocas personas que soportan tus errores y te ayudan cuando las cosas van mal. Eso es la verdadera amistad.

    ResponderEliminar
  5. Los compañeros de trabajo te tocan, con unos te llevas mejor con otros peor, otros no los puedes ni ver ni ellos a ti y otros con los que haces amistad, el trabajo es como la vida misma, solamente se trata de llevarlo lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, estoy de acuerdo, hay COMPAÑEROS con mayúsculas... pero como en la vida misma, contados con los dedos de media mano y me parecen muchos dedos...

    ResponderEliminar