El transportista cabrón

Hoy, llego a mi coche y me encuentro que tiene un golpe inconfundible. Un camión. Y dado el lugar donde estaba estacionado (correctamente, aclaro), un camión de transporte. Cosa que me confirmó un vecino, que observo la “huida” del camión sin poder anotar matricula alguna. No es que el daño sea mucho, hay un seguro a todo riesgo detrás (el mío) y se hará cargo. Mas bien, es la moralidad del transportista. O mejor dicho, la ausencia de ella.

Yo, hasta la fecha, no he tenido ningún percance en el que sea responsable, como este caso. Si hubiera sido así, hubiera respondido de mis actos, hubiera dejado nota.

Hablando con compañeros de trabajo, con clientes, esto de hoy… pues oye , no soy el único al que le ha pasado…. de hecho, es algo que ocurre con cierta “frecuencia”.

Así que, al sr. transportista que ha tenido a bien darle un golpecito a mi coche… que sepa que me he acordado “bien” de su familia (en especial de su madre y de su padre) y de toda su casta. Y si alguna vez, le da por cambiar y comportarse como un ser civilizado, cuando ocasione otro “toquecito” deje nota. Seguro que el recuerdo de sus antepasados no será mentado por nadie.

3 comentarios:

  1. No se porque sera, pero de un tiempo a esta parte la gente cada vez es menos civica... en general...

    ResponderEliminar
  2. Uff, no me hables que tengo el coche como si lo acabase de traer de la franja de Cisjordania... lo mío son bollitos independientes, pero vaya, que me hace la misma gracia, cada vez que lo lavo encuentro algo nuevo....

    ResponderEliminar
  3. Peor fue lo que me dijo un amigo.
    Estaba en su casa y oye un golpe, se asoma a la ventana (vive en un cuarto) y ve a un transportista que le ha dado un golpe, pero ve que le está escribiendo un nota que le dejó en el limpia.
    Pensando que no habría problemas, se vistió y bajó...
    se acordó de toda la familia del transportista cuando leyó en la nota: "Hoy por ti, mañana por mí"
    Así que cuidado y aseguraos de pillar al del golpe.

    ResponderEliminar