miércoles, 29 de enero de 2020

Efecto mariposa

Al grano. ¿Nos afectarán las consecuencias de la crisis de la neumonía de Wuhan? Yo diría que sí, aunque depende de muchos factores que en estos momentos son una incógnita.

Que ojo,  no me refiero a que el virus llegue a nuestro país, no. Hablo de consecuencias como el hecho de que casi todos los fabricantes en China van a tener MUCHOS problemas cuando terminen las vacaciones de año nuevo. 

Para que lo sepáis, estas semanas son vacacionales para todo trabajador y muchos vuelven a sus ciudades y pueblos  de origen. Todos los años, las fabricas tienen problemas para encontrar trabajadores cualificados  que no vuelven de sus vacaciones, bien porque se han quedado en su ciudad de origen por factores socio económicos, bien porque han encontrado mejor trabajo. Eso retrasa toda producción un par de semanas mas de lo habitual. 

Imaginaos que el propio gobierno chino decide ampliar las vacaciones. Y cerrar y confinar ciudades enteras. E inmovilizar uno de los centros de transporte mas importantes de toda China. O pedir que las empresas de  mas de 20 empleados no trabajen. Sin fecha de  incorporación, porque no hay una solución al problema. Sin nuevas exportaciones... hasta que no se solucione. 

Pues lo de ampliar las vacaciones YA LO HA HECHO. Cerrar ciudades enteras, TAMBIÉN. Inmovilizar uno de los centros de transporte, la propia ciudad de Wuhan. Y lo de las empresas, solo tenéis que buscar información.

Imaginaos, que casi todo el producto que movemos en  el sector, se fabrica en  China. Espero que pronto, por salud general y por el bien económico se solucione. Porque no quiero imaginar el  mercado desabastecido.

miércoles, 22 de enero de 2020

Morriña

En mi afán de volver a escribir, he estado revisando las estadísticas de Analytics y me ha dado una morriña de dos pares.
Entradas con cientos de comentarios en las que poníamos (me incluyo) nuestro punto de vista  y aunque en algún caso se me ha tildado de censurador (os recuerdo, el blog es  mio y ....) no ha sido mi intención, al contrario, he dejado desde el respeto, cosas que me afectaban y otro en mi lugar, hubiera  borrado.

Sobre todo hecho de menos a todos los que participabais. Muchas tiendas (algunos ya no están) que participaban, aportando su punto de vista, generalmente quitándome la razón o explicando alguna anécdota. Pero sobre todo, ayudando, aconsejando y recomendando. 

Recuperar eso, lo veo imposible. Ya no estamos atentos a plataformas como esta, vamos  a la inmediatez de la red social, pero ahí, no registramos, no almacenamos, solo dejamos caer puntos de vista que se pierden, como lagrimas en la lluvia.

martes, 21 de enero de 2020

Búscalo en Amazon

Como sabéis, el que suscribe hace tiempo que dejó de trabajar en un mayorista de informática para subir el peldaño al fabricante y dedicarse a, más o menos lo mismo pero desde un escalón mas alto. Esto también me hizo comprender aspectos mundanos de mi anterior trabajo, prejuicios y banalidades que pensaba y que estaban rotundamente equivocados.

Hoy voy a hablaros de uno de esos pensamientos. Creía que Amazon era en cierto modo, el "enemigo". Un competidor duro, que daña y fagocita lo que se le ponga por delante, que ofrece el precio perfecto, el post venta deseado, la entrega a domicilio.

Cierto, Amazon "democratiza" el acceso a todos los productos , a todo el mundo. Con precios ajustadísimos, con entregas gratuitas. El canal de distribución se  resiente, eso si, en mayor medida aquel que abandonó la idea de tener stock y vender bajo pedido. 

Porque a raíz de la crisis, muchos cerraron. Grandes y pequeños. Y los que sobrevivieron y  lo hicieron bien siguen con buen ritmo, peleando. Pero de ahí surgió una especie  rara. La tienda NO tienda (que me perdonen los del anuncio del banco). Aquellos que dejaron de tener stock (o con lo mínimo) y con el argumento de "te lo pido para mañana" vender. Hace poco visité una, el más claro ejemplo. Un reducto de cajas vacías (algunas con mas años que la tienda) de posters de cuando existían marcas como DFI o expositores de cartón vacíos o llenos de cartuchos de tinta reciclables.

Esas son las que mas se quejan. Normal, su target se lo lleva Amazon. Si el cliente no lo tiene YA, no te espera. Se lo pide a Amazon. No va a entrar a ver cajas vacías, a ver posters viejos. Sé por experiencia que esto se repite. Porque visito tiendas de informática cuando viajo (y creedme, lo tengo que hacer mucho). La frase que más me hizo reir en una de ellas fue: "He visto que vendeis en Amazon y yo a quien lo hace directamente, no le compro". Le dije "Esto es fácil." "Si Amazon me dice: Te compro de todo y en cantidad. Y tú me dices "No lo vendas todo, yo  te lo compraré (o no ) de 1 en 1."  Sinceramente, los dos sabemos que hacer ¿no? A lo cual el me respondió "¿Y si quiero comprarte 1 unidad?" Le dije "Sencillo, búscalo en Amazon."


viernes, 29 de marzo de 2019

El PC para Fornite, una cuestión de prioridades.

He de reconocerlo. Yo también juego a Fornite, pero sobre todo lo hago por las risas que echo con los amigos que no tengo cerca y que me permite "reunirnos" e incluso hablar de otras cosas. Por ello, conozco los requisitos mínimos y recomendados del juego, que periféricos son mejores y toda la parafernalia que rodea al mismo.

Un amigo me comentó que necesitaba un PC para que su hijo pudiera jugar sin problemas al juego en cuestión. Le pasé la configuración recomendada...y me pone pegas. Que es muy caro, quiere gastarse menos.

Bajo las prestaciones y puse un PC con prestaciones inferiores y con unos periféricos menos reconocidos, no los ideales para el caso pero, cumplen bastante bien.

Nada, parece que mis dotes comerciales se esfumaron. Que aún es alto.

Voy a características mínimas y el teclado y ratón, el más común, sin florituras. Monitor estándar de 18.5”. Perfecto, me dice, esto si es lo que quiero (por precio), me dice mi amigo.

¡Ay, pájaro! Me llama al poco. Su hijo ya no solo juega a Fornite, sino que a otros triple A. Con lo que la configuración gráfica da, pero a resoluciones bajas… y claro, es un PC nuevo de GAMING.

Le recuerdo amablemente, que ofrecí una solución adecuada 2 veces y las rechazó el. Le insto a que vaya pensando en invertir en una gráfica nueva, más memoria y ya de paso, en mejorar ese monitor. La respuesta aún resuena en mi cabeza. “Que siga dándole fuerte al Fornite”

Cuestión de prioridades.


miércoles, 27 de marzo de 2019

Cuando estamos equivocados

Una de las ventajas de mi puesto de trabajo, es que participo en decisiones que para mi son importantes. Una de ella es la de adquisición y distribución de productos. 

Suelen ser reuniones bastante participativas, en las que exponemos nuestras opiniones basadas en conocimientos, experiencias, feedbacks de otros productos similares, estudio de la competencia.... y un poco de valentía.

Porque cuando innovas, corres el riesgo de ser un adelantado, trabajar para ser el primero no siempre garantiza el éxito y esto, ya nos ha ocurrido un par de veces. Lo peor, que siempre te queda la sensación de allanarle el camino al que te copia la idea, ve que lo has lanzado primero y haces el trabajo más duro.

Pero realmente quiero hoy contaros porque el título de la entrada. Nos equivocamos y no escuchamos. A veces, la opinión de un mando superior, aunque sea un especialista, no es no solo la correcta, sino que condena al producto a una característica inferior o no deseada cuando optas por opciones diferentes. Y esto nos ocurrió hace poco. 

Es un producto que aun no hay un standard en el mercado y cada fabricante hace su conexión. Mientras yo y otros compañeros abogabamos por hacerlo compatible con dos fabricantes, abriendo el abanico de ventas, el responsable técnico mantenía que "esos fabricantes apenas tenían ventas". 

Yo siempre digo, "zapatero a tus zapatos". Si yo no entro en disquisiciones técnicas (conste que la conexión no lo era) porque no dispongo de la información... ¿porque tú entras en ventas? ¿sabes cuanto vende cada fabricante? ¿Y el día de mañana? 

Al final, la lógica ganó. Se hará con la compatibilidad. No podemos establecer un standard y perder opciones por la obcecación de una persona que no conoce los datos, no lleva a nada bueno.

martes, 26 de marzo de 2019

Transmitir

Últimamente estoy conociendo gente para mi absolutamente fantástica y os voy a hablar de ellos.

Por un lado, un luchador nato. El sólo contra el mundo, porque es de admirar a todos aquellos que afrontáis todo lo que se os viene por delante solo con vuestros conocimientos y vuestro trabajo. Resulta muy sencillo llevar ciertas cosas adelante cuando cuentas con personal preparado para eso pero, como cambian las cosas para decidir ciertos aspectos, laborales y económicos cuando estás tú y el resto, al otro lado.

Además es una persona muy agradable, con un sentido del humor excelente y me transmite eso que se llama "buen rollo".
Está pensando muchas cosas y un poco agobiado con todo y yo le animo a seguir. Le he comentado que transmite algo, que no todo el mundo consigue hacerlo y es la capacidad de llevar adelante lo que se proponga. Le he comentado que sin llegar a conocerle en profundidad, estoy totalmente convencido de que le va a ir bien en los negocios. Espero hablaros de el más adelante, con nuevas y buenas noticias.

Por el otro, alguien con quien he conectado muy bien. Entiendo y comparto sus puntos de vista de muchas cosas del canal, de las ventas y de las garantías. Van a vender nuestros productos y sinceramente, nunca me lo habían puesto tan fácil. A ambos nos preocupan ciertos aspectos de la distribución, tenemos inquietudes comunes y eso ayuda y mucho a la buena relación comercial. Al igual que el primer caso, este cliente transmite, aunque de forma diferente al primero. Transmite seguridad, tranquilidad y sobre todo conocimiento del canal. Comercialmente hablando es un vendedor excepcional y creedme, se de lo que hablo.

Así que tengo que decir que esta semana y este final de mes, está siendo especialmente productivo... por lo que tengo y lo que tiene que venir.

jueves, 21 de marzo de 2019

Quédate con lo superficial....

Os voy contar una historia que ocurrió hace años. Como es algo personal y valorado por mí, será contado de forma subjetiva, normalmente sabéis que suelo intentar ser lo más objetivo posible, pero al ser algo mío...

Estaba en una fase en la que a nivel profesional no me iban bien las cosas, tenía dudas de mi implicación, tenía dudas de mi efectividad, tenía dudas de mis acciones de ventas, tenía dudas de muchas cosas. A todo esto añadir que yo llevaba mucho tiempo en esta empresa y tenía la sensación de que no podía subir más, estaba un poco hastiado de verme siempre en el mismo puesto de trabajo.

 Un ex compañero de trabajo me comentó que en su nueva empresa estaba buscando un comercial con un perfil muy similar al mio y pensó en mí porque sabía que yo perfectamente cubría ese puesto y no sólo eso sino que además podría aportar mucho mas.

Me llamó más adelante y pensó que lo mejor era concertar una pequeña charla con su jefe sin llegar a ser una entrevista, porque quería ver cómo estaba yo y ver si podía desempeñar ese puesto de trabajo, en fin.... una reunión un poco informal, nada serio.

Tengo que reconocer que en parte me hizo ilusión y me acerqué en un hueco que tuve entre una visita a un cliente y otro. Yo realmente iba en plan informal, no llevaba traje sino ropa casual, pero al no ser algo formal...

Me encontré en un despacho hablando de mi, de mis experiencias y expectativas, de lo que podía aportar y mis sensaciones fueron excelentes.

Quedamos en reunirnos más adelante para concretar... Y esa reunión nunca llegó. La razón la supe un par de semanas después. Juzgó el libro por la portada. Después pensé que no me escuchó, el jefe cumplió el trámite de la reunión y fuera.

Yo cambié de empresa y a día de hoy he recordado la historia. Ahora somos competencia y ven como seguimos creciendo, saben que estoy haciendo un gran trabajo y saben sobre todo que se equivocaron. Hoy he recordado esto porque tenemos clientes comunes y ven como me he llevado una operación importante. Ven como aumento cartera de  clientes,  algo que ellos querían de mi.

Sé que no va a pasar, pero si llaman a mi puerta, se van a encontrar con el NO más rotundo que puedo dar. Y con gusto, le explicaré el porqué y yo,  no me quedaré con lo superficial.